21.03.2017

El centro de los alimentos, la cocina

Griferías de cocina HANSA para su mayor comodidad

Stuttgart/Frankfurt. En el lugar que manipulamos los alimentos, para las personas modernas la cocina se convierte más y más en cocina-cuarto de estar. Aquí se reúnen la familia y los amigos, se cocina, se come, se celebran fiestas, se vive. Igualmente la cocina se considera más y más como el resumen de lo hogareño, la comodidad y la imagen personal. Esto influye mucho en la planificación. Gracias a su amplia competencia en el sector de las cocinas, HANSA ofrece la solución adecuada a cada necesidad, individualmente y con un valor añadido especial.

La cocina es algo pasional y la grifería es su componente más esencial. Se acciona unas 80 veces al día y forma parte de los útiles más empleados.* Las exigencias de los usuarios a las griferías de fregadero son, por tanto, bastante altas. Además del diseño moderno cuentan el manejo, la técnica inteligente y aspectos relacionados a la sostenibilidad. HANSA satisface perfectamente estas exigencias con sus productos modernos y ofreciendo una estética y un uso cotidiano prácticos y convincentes. Tanto da si se trata del clásico monomando, de los modelos con manejo lateral, las variantes XL con salida más alta u orientable para gozar de mayor libertad de manos o de las versiones con ducha extraíble para la máxima libertad de movimientos, el abanico de opciones para las cocinas de HANSA no deja ningún deseo sin satisfacer.

Inteligencia en el fregadero
HANSASIGNATUR Hybrid y HANSAFIT Semipro Hybrid ofrecen un manejo especialmente intuitivo. Son auténticos mutitalentos ya que pueden manejarse simultáneamente de modo manual y sin contacto.
Tan práctica para el usuario como preservadora del medio ambiente, la función electrónica coopera diariamente a una vida más consciente y sencilla. Puesto que reacciona a los movimientos, o sea sin que sea necesario “manejarla”, su empleo es sencillo, seguro e higiénico; algo imprescindible en las cocinas. Puesto que el agua fluye siempre sólo en la cantidad y temperatura necesarias, no se desaprovechan los recursos. Significa esto un ahorro de agua y también de energía con cada uso. 

Seguridad tan sólo pulsando un botón
La innovadora válvula electromagnética de bloqueo con control a distancia para lavavajillas o lavadoras hace el consumo diario de agua más seguro y confortable. Puede instalarse sin cables libremente en la cocina y se maneja accionando ligeramente el pulsador Tiptronik-Flex: una breve pulsación hace que la válvula se abra durante tres horas, si la pulsación es más prolongada, la duración es de doce horas. Por medio de la señalización LED se transmite un mensaje visual. La duración de la apertura de la válvula pude adaptarse, pues, dependiendo de la duración del funcionamiento de la lavadora.
Después la válvula se cierra automáticamente y cierre el agua de modo seguro del electrodoméstico conectado.
La válvula de bloqueo, independiente de las series, puede combinarse con todas las griferías de cocina de HANSA. La conexión tanto al agua caliente como fría es posible directamente en la válvula en esquina. Pueden adquirirse una variante accionada a la red eléctrica y una variante accionada por pilas.

Agua potable: puro placer en la cocina
Gozar relajadamente sólo es posible teniendo la conciencia tranquila. La meta de HANSA, por este motivo, consiste en garantizar la alta calidad del agua potable en su recorrido a través de la grifería transmitiendo así una plena buena sensación al usuario. De ello se ocupa el sistema HANSAPROTEC. Su seguridad cubre aquellas áreas de la grifería que entran en contacto con el agua potable. En el caso de las griferías de fregadero equipadas con el sistema HANSAPROTEC, para todas las piezas conductoras de agua se emplea exclusivamente una aleación de latón de alta calidad resistente a la desgalvanización y a la corrosión. Todas las piezas de latón que entran en contacto con el agua potable cuentan además con una porción de plomo inferior al 0,3% y carecen de baño de níquel. De este modo HANSA permanece considerablemente por debajo de los límites admisibles normalizados. 
Los materiales sintéticos empleados observan la directiva KTW (materiales sintéticos en contacto con el agua) y son una garantía más para la preservación de la calidad del agua potable. Así pues el agua no deja de ser lo que debe ser: puro placer con la conciencia tranquila y sin temer por la salud.

*fuente: LivingKitchen, imm cologne 2016